no hay comentarios

La Secretaría de Estado de Cultura de la Presidencia de la República de El Salvador es reemplazada por el Ministerio de Cultura.

Compartir

El Gobierno de El Salvador ha creado el Ministerio de Cultura, órgano que de ahora en adelante se encargará de la formulación, coordinación, ejecución y desarrollo de las políticas del Estado en materia de cultura, así como de la formulación de Planes, Programas y Proyectos nacionales para la promoción, defensa, protección, difusión y puesta en valor de las manifestaciones culturales de El Salvador.

El día 19 de abril el Presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, ha nombrado como Ministra a Silvia Elena Regalado, quien tomó juramento del cargo público en el salón de Honor de Casa Presidencial. En su discurso por la toma de posesión, la Ministra ha considerado el acceso a la cultura como un “derecho humano esencial” y un medio para impulsar un progreso social, político y económico en el territorio nacional, favoreciendo la formación de valores éticos, la convivencia y la prevención de la violencia. De la misma manera, la Ministra afirma que la cultura salvadoreña identifica a sus ciudadanos y se configura como “la base sólida de la identidad propia, sostiene las raíces de la nación y los lazos entrañables que unen con el país a los compatriotas que residen en otras partes del mundo”.

De acuerdo con el Ejecutivo, esta nueva Cartera de Estado es “una respuesta al compromiso plasmado en el Plan Quinquenal de Desarrollo, una decisión que ubica a la Cultura en el sitial donde largamente los artistas y trabajadores culturales la han anhelado”. Sánchez Cerén asegura que la implementación de un Ministerio de Cultura en las Administraciones Públicas salvadoreñas conlleva un fortalecimiento del trabajo del Gobierno.

La creación del Ministerio ha supuesto uno de los hechos más trascendentales en el sector de la cultura recientemente, suponiendo la respuesta a los anhelos de muchos artistas y trabajadores  del sector, favoreciendo la promoción, preservación y defensa de la cultura.

En lo que a su organización interna se refiere, se tratará de desarrollar una administración fuerte, con personalidad propia, jerarquía y autoridad para su funcionamiento, articulando en cuatro los objetivos estratégicos que guiarán el funcionamiento de la Institución: garantizar el derecho a la cultura como factor de cohesión, identidad y transformación social; proteger, conservar y fomentar el Patrimonio Cultural y las expresiones artísticas; fomentar la investigación científica y la formación académica en la cultura y artes en función de conocimiento y el desarrollo de la sociedad salvadoreña; e implementar un modelo de gestión institucional basado en la calidad y excelencia, que impulse una amplia participación, inclusión y transparencia.

Para el desarrollo de sus funciones, la institución alberga: la Dirección General de Artes, tutelada por Marta Rosales; la Dirección General de Redes Territoriales, encabezada por César Pineda; la Dirección General de Patrimonio Cultural y Natural, a cargo de Irma Flores, y la Dirección General de Investigaciones, Acervos Documentales y Ediciones, con Carlos Pérez Pineda. Estos organismos marcarán como eje principal de sus competencias el velar por el cumplimiento de la Ley de Cultura, como norma rectora del Ministerio, así como de la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural de El Salvador, y de sus respectivos reglamentos.